Cambio Climático

Calentando motores para la COP 26 de cambio climático

Se acerca la COP 26, que se celebrará en Noviembre en Glasgow y empiezan a aparecer estudios que invitan a una mayor ambición de los acuerdos gubernamentales, en la que es la mayor y más importante cita de Naciones Unidas sobre cambio climático.

En agosto fue “tarjeta roja” del sexto Informe del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC). El informe confirma los cambios que los científicos están observando en todo el sistema climático de la Tierra: atmósfera, océanos, hielos, suelo… Muchos de estos cambios no tienen precedentes y otros, -como la continua subida del nivel del mar- son ya «irreversibles» durante siglos o milenios, según advierte el informe.

Sin embargo, los expertos del IPCC afirman que aún hay tiempo para limitar el cambio climático. Una reducción fuerte y sostenida de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero podría mejorar rápidamente la calidad del aire, y en 20 o 30 años las temperaturas globales podrían estabilizarse.

Hoy se publica el informe del IDDRI «Climate ambition beyond emission numbers» que alerta sobre la necesidad de acelerar palancas para alcanzar el Acuerdo de París, aportando una visión por países. Este estudio, en el que me complace haber participado, aportando mi visión desde España, aporta las siguientes reflexiones:

1. Continuar con los avances estructurales.

Un impacto clave del Acuerdo de París ha sido ha sido el establecimiento de la neutralidad del carbono como el nuevo marco de referencia de la acción climática. Ello ha desencadenado una evolución de los marcos de evaluación, procesos de gobernanza y políticas de transformación en muchos países y sectores. A partir de ahora, estos avances estructurales, que son factores clave para la transición alineada con el Acuerdo de París, deben continuarse y reforzarse.

2. Aumentar el debate social sobre la descarbonización.

Aunque desde el Acuerdo de París, la conciencia pública sobre el cambio climático está aumentando, sigue faltando un amplio y abierto debate social sobre cómo descarbonizar la economía.

3. Estrategias climáticas no suficientemente ambiciosas.

A pesar de los progresos realizados desde el Acuerdo de París, las narrativas, las instituciones, los mecanismos de gobernanza y los planes y compromisos concretos en la mayoría de países y sectores no son suficientes para guiar la transición a corto plazo hacia la neutralidad del carbono. Las estrategias existentes, públicas y empresariales, siguen siendo todavía poco detalladas, ambiciosas y factibles. En particular, no captan el conjunto de oportunidades y limitaciones de la neutralidad de carbono para actores específicos, ni abordan de forma convincente las interacciones con las principales dimensiones socioeconómicas claves.

4. Compartir aprendizajes para elevar la ambición.

Los procesos estructurados, tanto dentro como fuera de la UNFCCC, dedicados al aprendizaje mutuo y a compartir las mejores prácticas entre actores de diferentes países y sectores son un elemento fundamental para aumentar la ambición.

5. Estrategias de cooperación más detalladas.

La necesidad de cooperación internacional es ampliamente reconocida como un factor clave para una mayor ambición, dado su potencial para catalizar la transición y apoyar el desarrollo económico, reconociendo la diversidad de circunstancias, responsabilidades y capacidades. Pero las estrategias nacionales y sectoriales existentes carecen del nivel de detalle necesario para acelerar la aplicación de enfoques cooperativos internacionales que se ajusten a las diversas necesidades locales.

6. Mecanismos de financiación innovadores alineados con Paris.

Alinear los flujos financieros con las necesidades de recursos en países y sectores es un catalizador fundamental para el cambio transformador. Dada la escala de transformación necesaria, esta alineación requiere disponer de recursos adicionales sustanciales y garantizar su coherencia con las taxonomías compatibles con París. Al mismo tiempo, es necesario adoptar mecanismos de financiación innovadores, permitiendo una mayor involucración del sector privado en la transición hacia la neutralidad, y una mejora de las instituciones, procesos y legislaciones a nivel nacional y en el propio sistema financiero

7. Políticas, programas, proyectos y acciones para la transición energética.

Dados los recientes avances en materia de tecnologías energéticas, una transición energética ambiciosa depende de la difusión a escala de estas tecnologías y de la preparación de las infraestructuras correspondientes. Paquetes de políticas, programas, proyectos y acciones bien concebidos son fundamentales para apoyar la difusión y el desarrollo ulterior de modelos económicos y tecnológicos adaptados a los contextos locales, al tiempo que se abordan adecuadamente los aspectos socioeconómicos de la transición.

8. El potencial del sector agrícola sigue inexplotado.

A pesar de la mayor atención prestada en la investigación y el debate político sobre el clima al sector de la agricultura, los bosques y otros usos de la tierra (AFOLU) desde el Acuerdo de París, las recientes tendencias observadas no presentan reducciones de emisiones ambiciosas. Estas tendencias reflejan los límites y desafíos del potencial de mitigación del sector agrícola, especialmente relacionados con el suministro de alimentos, la conservación de la biodiversidad y la erradicación de la pobreza. También reflejan importantes barreras políticas e institucionales que afectan a la aplicación y a la toma de decisiones y que deben superarse para conseguir las transformaciones sectoriales compatibles con París. A su vez, para alcanzar dichas transformaciones sería necesario reforzar tanto las acciones nacionales como la cooperación internacional y mejorar la coordinación entre una diversidad de actores.

9. Retos para la descarbonización de la industria pesada.

El Acuerdo de París ha transformado completamente el debate sobre la política climática para la industria pesada. Los avances recientes demuestran que la descarbonización de muchas industrias importantes es técnicamente posible, y no impondría costes significativos a la economía en general. Sin embargo, los costes específicos para las empresas industriales de primera línea requieren un cambio importante en las políticas industriales y comerciales a nivel nacional y mundial.

10. Avances insuficientes en el sector transporte.

A pesar de los avances en tecnologías bajas en carbono, las transformaciones técnicas y estructurales en el sector del transporte hasta la fecha no han sido suficientes para encaminarnos hacia el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París. Se necesitan más políticas y acciones concertadas por parte de los gobiernos locales y nacionales y del sector privado para lograr las transformaciones necesarias para la neutralidad del carbono y para maximizar el resto de beneficios de un sistema de transporte con cero emisiones de carbono.

Estas sugerencias evidencian la importancia de los acuerdos que se tomen en la COP 26, que deben aportar un mensaje decidido para acelerar la acción climática. Las empresas deben tomar nota y alinear su ambición hacia la neutralidad a 2050.

Tendremos ocasión de nuevas reflexiones en los próximos meses. Si tienes interés en  comentar estos temas y sus implicaciones para tu empresa, hablamos.

Mariluz Castilla Porquet

Sustainability Senior & Board Advisor

Email : sostenibilidad@mariluzcastilla.com

Blog : www.mariluzcastilla.com