Sostenibilidad e impacto

La sostenibilidad en el centro del negocio

Sostenibilidad significa oportunidades, innovación y competitividad. Recientemente tuve la ocasión de debatir sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 en la estrategia empresarial. Resalto algunas reflexiones que compartimos.

 “La sostenibilidad no es reporting ni cumplimiento de la regulación, sino oportunidades, innovación y competitividad”.

El rol de las empresas en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible consiste en aportar soluciones que respondan a los grandes problemas del cambio climático y las desigualdades a través de la innovación y de la mano de los gobiernos. Se requiere una economía más circular, unas ciudades más sostenibles, una nueva movilidad, una alimentación renovada, un sistema de salud reforzado… Muchas de estas cosas están cambiando y se requieren soluciones diferentes e innovadoras. En este contexto, las empresas deben percibir los ODS como una oportunidad para alcanzar un win-win donde ganen las empresas y también gane la sociedad y el planeta.

Informes publicados cifran las oportunidades asociadas con los ODS en 12 billones anuales de alternativas de negocio hasta 2030, capaces de crear 380 millones de puestos de trabajo. Se trata de nuevas soluciones para la salud, la movilidad, la educación, la energía, la edificación, entre otras áreas. Pero el mundo empresarial tiene que aproximarse a los ODS para hacerlos suyos: bajar de los 17 ODS a las 169 metas puede ayudar a las empresas a concretar su contribución.

Hay que integrar la sostenibilidad en el core business de las compañías y cambiar el modelo de negocio y la forma de hacer las cosas.

Es el caso de Ferrovial, por ejemplo, donde enfocarse en los aspectos medioambientales, sociales y de buen gobierno significó descubrir nuevas  eficiencias y oportunidades de negocio antes “ocultas”. En 2017, Ferrovial firmó un acuerdo con Renault para introducir en Madrid coches eléctricos recargables con energía 100% renovable y un nuevo concepto de movilidad en las ciudades: el del coche compartido, en el que se paga por segundos. Muchas de las compañías que integran la sostenibilidad en el negocio han conseguido grandes crecimientos, según informes de Naciones Unidas y la OCDE.

No obstante, a pesar de los avances y de que los ODS empiezan a recogerse en las memorias de sostenibilidad de las empresas, aún queda mucho recorrido para que se incorporen en la estrategia. Aunque el 78% de las grandes compañías del IBEX hablan de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en sus Memorias, solo el 25% los ligan a la estrategia. Otro reto pendiente es integrar la sostenibilidad en los consejos de administración.  Estamos en un buen momento, el de la recuperación, para alinear los ODS con nuevas propuestas e innovaciones, a través de un lenguaje de oportunidades que el consejo pueda entender.

Durante la llamada “década de la acción” hasta 2030, será necesario reforzar la implicación del sector privado, el compromiso político del sector público y la contribución del tercer sector para avanzar en el cumplimiento de los ODS.

La regulación puede ayudar a impulsar si no avanzamos suficientemente rápido. El papel de los consumidores, demandando productos y servicios más sostenibles, será clave para un despliegue a escala capaz de afrontar los desafíos planteados.

 

Los fondos de recuperación europeos suponen una gran oportunidad para España y deben destinarse a proyectos sostenibles y duraderos.

Invertir en clave verde es una gran oportunidad y España debe ser capaz de diseñar este tipo de proyectos, porque representan el futuro del país. Necesitamos reindustrializarnos y esa pueda ser una vía. Las empresas que no piensen en clave de sostenibilidad, estarán fuera del mercado. Muchas de ellas ya están empezando a cambiar productos, envases, procesos productivos, desarrollando innovación…

En este contexto, es cada vez más evidente que el éxito empresarial está vinculado al compromiso con el desarrollo sostenible. Para sacar el mayor partido de esta vinculación, las empresas deben disponer de un propósito entendible y perdurable. Dicho propósito debe ser compatible con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y tiene que guiar la forma en la que la estrategia empresarial se define y ejecuta.

Tener un propósito claro inspira confianza y puede generar una ventaja competitiva en momentos de cambio e incertidumbre, a la vez que permite abordar los desafíos económicos, sociales y medioambientales a los que se enfrenta la humanidad.

 

Comentarios extraídos del debate del día 17 de noviembre en el Foro Next contando con la participación de Cristina Moral, directora de Responsabilidad Corporativa de Ferrovial, Paloma Durán, head of División Global Partnerships en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y Mª Luz Castilla, Secretaria General Técnica del Grupo Español de Crecimiento Verde (GECV), en  un coloquio moderado por el periodista Manuel Campo Vidal.

Video completo en: https://youtu.be/njpOAuaN9nU

Comentarios en la web del GECV.

 

 

Mariluz Castilla Porquet

Sustainability Senior & Board Advisor

Email : sostenibilidad@mariluzcastilla.com

Blog : www.mariluzcastilla.com