Cambio Climático

Mis reflexiones tras la Cumbre de Katowice (COP24)

Por 30 diciembre, 2018 2 comentarios

En la COP 24 se trataba de poner reglas a los principios del Acuerdo de París y eso es lo que finalmente se aprobó, es lo que se ha llamado el Rulebook, un documento de más de 133 páginas acordado el pasado 15 de Diciembre de 2018.

La Cumbre comenzó con el trasfondo del recién publicado Informe del IPPC sobre 1,5º C, que describe con crudeza los efectos devastadores del aumento de temperatura por encima de 1,5º C y reclama la urgencia de actuar cuanto antes para revertir la tendencia actual. Este informe debía motivar a la acción y elevar la ambición, aunque por ahora, no ha sido así.

Se ha dicho que en Katowice ha ganado el multilateralismo. Hay que reconocer que es un gran logro haber consensuado normas para establecer indicadores de transparencia sobre cómo reportar y recortar emisiones. Pero en estas Cumbres siempre hay una de cal y otra de arena. Por eso, hay también cierta decepción por no haber aumentado las ambiciones climáticas y no haber conseguido clarificar el papel de los mercados y del comercio de emisiones, tal como propone el artículo 6 del Acuerdo de París.

Precisamente, en relación con los mercados voluntarios de carbono, tuve ocasión de compartir mesa hace unos días con el Profesor Dr. John E. Roemer, de la Universidad de Yale (USA) invitado por el profesor H. Llavador (UPF). Hablamos sobre “La ética del cambio climático”  junto a destacados dirigentes empresariales e institucionales en la sede del BBVA en Barcelona, bajo el proyecto Re-City.

El profesor Roemer compartió con nosotros su modelo económico para alcanzar el Acuerdo de París, basado en un mercado global de carbono, pero con una distribución ética, justa y equitativa de emisiones por país, acordada a nivel global.

El modelo asume que el presupuesto de carbono (carbón budget) que nos queda hasta 2100 es de 360 Gigatoneladas (GT) de CO2. O su equivalente en 450 ppm de CO2 en la atmósfera. Es decir, si queremos limitar el aumento de temperatura a 2º C para alcanzar el Acuerdo de París, ése es el presupuesto de carbono que nos queda hasta final de siglo, en base a las cantidades ya emitidas hasta ahora. De seguir con el “business as usual”, este presupuesto de carbono se agotará en menos de 20 años.

El profesor Roemer propone un reparto equitativo de este presupuesto de carbono acordado globalmente por todos los países y basado en mecanismos de mercado (cap & trade). El reparto se efectuaría en base a dos premisas: producción por país y daño causado por las emisiones en cada país.

Según las predicciones del modelo, con un precio del CO2 superior a 130$/ton, el flujo financiero que debería establecerse entre países pagadores y receptores sería de más de 500.000 millones de dólares anuales. Esta cifra contrasta con los 100.000 millones de dólares anuales del Green Climate Fund acordados hasta 2020.

El modelo del profesor Roemer propone un sistema efectivo basado en mercados de carbono para cumplir el Acuerdo de París y resolver la justicia distributiva y la desigualdad entre países ante el cambio climático.

Parece que los mercados de carbono, con precios altos de CO2, podrían ser el sistema más efectivo para alcanzar el Acuerdo de París. De esto, algo sabemos ya en Europa y es lo que propugna también el GECV. Eso sí, habría que alcanzar un acuerdo global, que se presenta difícil en nuestros días…

Esta propuesta me hacía pensar de nuevo en la falta de consenso en Katowice sobre el artículo 6 y los mercados de carbono. Las políticas climáticas basadas en el mercado necesitan de una contabilidad ambiental sólida, cuyo acuerdo no ha sido posible en la COP24. Habrá que ver esperar a las próximas Cumbres y ver cómo reaccionan los mercados en 2019. Quizás la brecha pueda compensarse con el funcionamiento de mercados voluntarios.

Lo dicho, la cuestión del cambio climático seguirá en la agenda obligatoria de la Alta Dirección en el futuro. Por lo pronto, ya tenemos encima la transposición de la Directiva de Información no Financiera, que comentaré en otro artículo.

¡Feliz Entrada de Año a todos ¡

2 comentarios

Gracias por dejar un comentario